Sin título (realidad disminuida)
2010
Instalación

El proyecto consiste en la proyección de las sombras generadas por un volumen en movimiento sobre una tarima, aunque el mismo no esté presente en el espacio.

proyección de sombras de un objeto ausente sobre una tarima

Objetivos

– Generar una situación espacial a partir de un algoritmo.
– Trasladar al espacio una animación digital.
– Indagar la relación entre objetos reales y virtuales.
– Cuestionar la tecnología de Realidad Aumentada y 3D.
– Alterar la percepción habitual de los objetos y el espacio.
– Trasladar por Internet un fenómeno espacial.

Concepto

Las formas geométricas modeladas en tres dimensiones por un algoritmo se trasladan al espacio a través de las proyecciones de sus sombras, tal como si el objeto se presentara físicamente. El carácter virtual de este objeto se pone de manifiesto en su ausencia confrontando, a su vez, con el resultado físico-real de las sombras proyectadas.
La denominada “inmaterialidad” del espacio virtual generada en tiempo real por un código tiene una correspondencia “material” que coincide con la que existiría si el objeto generado en un espacio virtual se presentara en el espacio real, proponiendo al espectador una reconstrucción mental de ese objeto ausente.

La caverna de Platón

Desde la “alegoría de la caverna” de Platón este juego de luces y sombras presenta relaciones entre lo real y lo virtual, el mundo y su representación, y sobre todo una forma particular de comprensión de nuestro entorno. El hecho de que los objetos modelados no busquen una representación de la naturaleza, sino de las matemáticas y la geometría, refuerza la tensión entre un mundo puramente virtual-digital- matemático y el espacio real analógico.
En el relato de “La República” esas sombras son el resultado de una obstrucción del paso de luz por algún objeto corpóreo real (que podría representar la verdad que anhelan conocer los filósofos), pero en este caso el fenómeno tiene el mismo resultado aunque sin ninguna obstrucción aparente, lo que propone una alteración tecnológica de aquella “verdad”.

Realidad virtual

En el universo contemporáneo de la imagen en movimiento el efecto 3D que Hollywood instituye hace hincapié en poder ver el mundo tan “real” como sea posible, tanto como los sistemas de realidad aumentada (sucesores de los VR de los años 80) los que nos permiten observar elementos virtuales inmersos en el mundo real. El proyecto plantea poder percibir algo de estos dos aspectos aunque desde una perspectiva contraria a la sofisticación tecnológica para un proceso óptico estándar y uno mental pasivo, proponiendo una tecnología simple para una percepción óptica inesperada que pueda generar un proceso mental activo.

Inmaterialidad

Algunos teóricos, como Jean-Francois Lyotard, Paul Virilio, y Peter Weibel, plantearon el carácter inmaterial de la “materia” informática y electrónica. Este aspecto, que tenía en el arte algunos antecedentes como el de Kasimir Malévich, fue expandiéndose cada vez más a través de la implementación de los nuevos medios. En ésta línea, Lucio Fontana formulará el manifiesto del “Movimiento Espacial por la Televisión” en 1952, donde se proponía la “desvinculación de la materia” para la creación del arte. Estas producciones se ligarán, a su vez, a los movimientos de arte minimalista y conceptual a partir de fines de los años cincuenta y principio de los sesenta.
En el presente proyecto se trabaja con la inmaterialidad informática y electrónica haciendo ausente el objeto sobre la tarima, como si cualquier representación objetual de aquel modelado virtual fuera de otro carácter, lo representaría justamente, y no lo podría presentar en el espacio tal cual es, sólo a través de una manipulación electrónica de la luz.

Escultura telemática

El hecho de utilizar una tarima como se hace habitualmente con las obras modernas -como dice Rosalind Krauss en “La escultura en el campo expandido”- se puede relacionar con la posibilidad que tiene la obra de poder ser trasladada y exhibida en simultáneo en diferentes lugares, es decir, su emplazamiento no tiene que ver con una escultura-monumento, sino más bien con un carácter nómade, o como explica Krauss, “una especie de falta de sitio o carencia de hogar, una pérdida absoluta de lugar”, una escultura “autorreferencial” que a través de su “fetichización de la base” la escultura muestra su propia “autonomía”. Este perfil moderno clásico (antes de la pura negatividad que en 1950 comienza a aparecer en la escultura, siempre según Krauss) se ve atravesado por una posibilidad que brindan las nuevas tecnologías, léase un código ejecutado en una computadora que construye objetos tridimensionales en tiempo real, un “output” de ese resultado en proyectores de video, y de Internet, en la posibilidad de distribuir del código a otros lugares de exhibición. Al utilizar un algoritmo y un programa gratuito, open source, multiplataforma, y de poco peso en bytes, con un montaje simple de proyectores de video y una simple tarima en el espacio, se plantea la posibilidad de poder enviar la instalación por Internet y poder exhibirla en varios sitios en simultáneo sin tener que trasladar “físicamente” la obra. Desde este punto la obra se convierte en absolutamente nómade haciendo uso de la “inmaterialidad” electrónica, lo cual se podrían relacionar con algunos aspectos del concepto de “altermodernidad”.
El proyecto no deja de plantear la propuesta clásica de una escultura que se debe explorar en sus 360º para percibirla, su carácter moderno de autorreferencialidad en relación con su base, pero su percepción se ve fragmentada en las proyecciones para estimular una reconstrucción mental, y permitiendo, a su vez, que cada una de ellas se puede transmitir por alguna red de telecomunicación.

Aspectos técnicos

Se utilizarían 4 proyectores de video horizontales (cada uno ubicado perpendicular a cada esquina de la tarima) y 1 desde arriba (perpendicular a la base de la tarima). El haz del proyector se enmascara para eliminar la forma rectangular de la proyección y así convertirla en un círculo que simule un foco de luz. Cada uno de los proyectores está ubicado en el espacio real alrededor de la tarima en concordancia con la ubicación virtual del punto de vista en cada una de las computadoras que están ejecutando la misma animación tridimensional en simultáneo.
El código está en Processing con una computadora por proyector y un sistema de comunicación por red (UDP) para sincronizar la animación entre todas las computadoras. Este sistema está configurado de forma que una de las computadoras actúe de “master” y el resto de “esclavas”.

Referencias bibliográficas

Como el agua, como el gas, como la corriente eléctrica vienen desde lejos hasta nuestras moradas para satisfacer nuestras necesidades, mediante un esfuerzo casi nulo, así seremos alimentados por imágenes visivas o auditivas, que nacerán y se desvanecerán al mínimo gesto, casi con una seña… No sé si un filósofo ha soñado alguna vez con una sociedad para la distribución de la Realidad sensible a domicilio.Valèry, Paul, “Pieces sur l’art. La conquista de la ubicuidad”, cit. en VVAA, “Videoculturas de fin de siglo”, Madrid, 1990, p. 22.

Si la apología (del arte minimalista) de esos cubos se basaba enteramente en un conjunto de reglas epistemológicas (juegos de lenguaje), ¿cual era la importancia entonces de su presencia física o, incluso de su visibilidad?Morgan, Roberto“Del arte a la idea, Ensayos sobre arte conceptual”, Akal, Madrid, 2003.

La conciencia ha superado la superficie plana y ha avanzado hacia el arte de la creación espacial. A partir de ahora la pintura de cuadros queda para aquellos que, pese al esfuerzo infatigable de su conciencia, no han logrado liberarse de la superficie, para aquellos cuya conciencia ha continuado siendo plana porque no han podido superar la superficie plana. […] La nueva morada del hombre se encuentra en el espacio.Malevich, Kasimir“Manifiesto Suprematista Unovis” (extracto), 1924.”

Es cierto que el arte es eterno, pero ha estado siempre ligado a la materia, mientras que nosotros queremos que se desvincule, y que a través del espacio pueda durar un milenio, aunque en la emisión de un minuto.Fontana, Lucio“VI manifesto del movimiento spaziale per la televisione” (extracto), Milán, 1952.”

En una emblemática exposición en el Centre Pompidou de París, realizada en 1985, Jean-Francois Lyotard investiga de manera exhaustiva este proceso que conduce a los por él llamados “inmateriales. Les Inmateriaux pretende dar a conocer la forma en que ha cambiado la relación de los seres humanos con la materia desde la tradición moderna, heredera de la tradición cartesiana, hasta la compresión posmoderna, marcada por el aparecimiento de los “nuevos materiales”, principalmente en el campo de las tecnociencias, la informática y la electrónica.Gianetti, Claudia“El arte más alla del arte: paradigmas estéticos del arte electrónico”, en “Estética Digital”, 2002.”

Ya no vivimos sólo en las calles y casas, sino también en hilos telefónicos, cables y redes digitales. Estamos telepresentes en un espacio de la ausencia. Allá donde nos encontramos estamos ausentes, y donde no estamos, somos omnipresentes. […] El espacio inmaterial de la telecomunicación, el espacio virtual desmaterializado de la era tecnológica, no sólo es un espacio de la ausencia, un espacio que falta, sino también es un nuevo espacio de la presencia, de la telepresencia, un nuevo espacio situado más allá de lo visible, que siempre ha estado ahí, pero que nunca podía ser visto. El tecnoespacio y el tecnotiempo se sitúan más allá de la experiencia física […]Weibel, Peter“La era de la ausencia”

 

webDPP_0068

L02 Sin Título 2010-02

L03 Sin Título 2010-03
(Foto: Marcelo Santorelli)